(B(e)nd)

Y crujía fuerte el exterior, se volvía incienso de todas esas calles que aún no se han atrevido a hablar, y de todas esos suspiros que no llegaron a sus oyentes. Un estruendo de palabras no dichas había acabado con su vida, el pelo de punta hizo tiritar a las nubes y tu lejos de todo esto apenas duras segundos de tristeza y lagrimas que llegan al cauce. Abismos inciertos que rebotaban en paredes que no tenían memoria, eras tú otra vez chocandote sobre el aire, era ella bailando al ras del suelo como nunca había hecho con su sonrisa. Se agotaba el tiempo  repetía y agotaba los momentos que decidías asfixiar el pasado. Había acabado, esa linea y esas extremas ramificaciones viscerales habían finalizado. Ya solo quedaba un amanecer de los que ciegan abrasando la sien, unas piernas que deseaban ser erosionadas por la fricción del asfalto, y una gota que caía y rebota por todo aquella piel. No vuelvas, ven ero no vuelvas, que si vuelves entonces te habrás ido.

Anti- tú

Huir de nada, soñar con sus rostros mientras corrían de la luz. 

Limitándose 

a respirar ” porque los pulmones” 

a comer ” porque el estómago” 

a querer ” porque el corazón” . 

Prefieren conocerse en la voz cada vez mas ronca y bajita 

y en las promesas cumplidas cada vez menos numerosas.